Un oído atento porque vale toda vida

«Tú no quisiste víctima ni oblación, pero me diste un oído atento.» (Salmo 39,7)

Hoy celebramos el misterio grande de la Encarnación del Hijo de Dios en el seno virginal de María. Un misterio de amor inefable del que quiso rescatarnos de nuestras maldades por el camino del abajamiento, de la entrega y la obediencia hasta el último aliento de vida.

Hoy comienza esa aventura de un Dios que nos dice: “vale toda vida”. Y porque toda vida es valiosa quiere comenzar una entrega haciéndose pequeño, feto, bebé en el útero de una joven.

Un Dios que se hace hombre para enseñarnos que el camino que nos realiza como personas no es el de la destrucción de los demás seres humanos.

Lo que nos hace más plenamente humanos es tener un oído atento a la voluntad de Dios… a las necesidades de los otros… un oído atento no para tomar vidas ajenas sino para entregar la propia vida por amor al otro… aunque mi amor sea no deseado.

Todo un desafío a imitar. ¿Te animás?

Una reflexión del texto: Salmo 39,7

Si quieres recibir directamente el video en tu Whatsapp cada día, hacé click en este enlace: https://goo.gl/Qf2usv   ¡ES GRATIS!!!

Es muy importante que, una vez que recibas nuestro mensaje de bienvenida, nos añadas a los contactos en tu celular (smartphone). Con este sencillo primer paso vas a poder recibir contenido.

✅  Suscribite a mi canal de Youtube: 👉 https://bit.ly/2DBihvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *