Tenemos ídolos inconfesados

«En Horeb se fabricaron un ternero, adoraron una estatua de metal fundido.» (Salmo 105,19)

La tentación siempre es la misma. En las necesidades… rezamos a Dios, le agradecemos sus favores, estamos atentos a su Palabra y a vivir en Alianza con Él. Pero… pasado el peligro inminente… nos cuesta permanecer en fidelidad plena.

Descubrimos que Dios es exigente. No porque sea malo o pesado. Al contrario. Es padre que exige a su hijo sabiendo que puede ser mejor persona. Padre que exige para que crezcamos de acuerdo a todas nuestras potencialidades.

Pero… no queremos exigencias de Dios… sus mandamientos nos cansan… entonces buscamos otros mandamientos y otros dioses que nos hagan más fácil la vida. Hoy los ídolos no son terneros de oro como en el monte Horeb. Toman la forma del “hacé la tuya”… “que no te impongan nada”… “sos libre”… “”””sin dinero no funciona nada”… “disfrutá al máximo que la vida es corta”…

En esta cuarentena de cuaresma que estamos viviendo, es bueno pensar en los ídolos que manejan nuestra existencia. ¿Te animás?

Una reflexión del texto: Salmo 105,19

Si quieres recibir directamente el video en tu Whatsapp cada día, hacé click en este enlace: https://goo.gl/Qf2usv   ¡ES GRATIS!!!

Es muy importante que, una vez que recibas nuestro mensaje de bienvenida, nos añadas a los contactos en tu celular (smartphone). Con este sencillo primer paso vas a poder recibir contenido.

✅  Suscribite a mi canal de Youtube: 👉 https://bit.ly/2DBihvo