Cuba, patria y vida: los millennials que piden pista

Día miércoles… frío, gris y lluvioso. Día miércoles de vacaciones escolares… así que mis actividades virtuales en el ramo están en pausa. Día para tomar unos mates tranquilo y leer algunas cosas de actualidad.

En medio de los festejos (yo no tanto…) por la primera copa de Messi con la Selección Argentina había escuchado vagamente de que algo estaba pasando en Cuba. Más por los comentarios de la respuesta que dio el presidente Fernández que por noticias en los medios.

Qué pasó en Cuba

Así que decidí tratar de saber el estado de la cuestión. Me acordé de que en mi blog (que ya es veterano) había compartido algunos artículos de Yoani Sánchez, una bloguera cubana. Así que traté de ubicarlos. Encontré este en el cual el difunto Castro decía que “el modelo cubano ya ni siquiera funciona para nosotros” y copié lo que la bloguera había dicho al respecto. Unos meses después, en el mismo 2010, compartí lo que comentaba sobre el fin del racionamiento cubano.

Yo seguía bastante sus escritos porque me parecían una voz sincera. Con pena descubrí que ya no tiene más su blog. Pero la ubiqué escribiendo en el sitio cubano 14ymedio. Un artículo-testimonio suyo cuenta de que se trató lo ocurrido el domingo en la isla caribeña. Les comparto parte de su escrito.

Solo era cuestión de tiempo. La frustración y la desesperanza se habían ido acumulando y este domingo las calles estallaron. Miles de cubanos salieron de sus casas a ejercer el derecho a la protesta cívica, ese que le han arrebatado por más de medio siglo. Con sus gritos de «Abajo la dictadura» dejaron claro que ni el adoctrinamiento ni el miedo han logrado cercenar en esta Isla las ansias de libertad.

Salieron los jóvenes, esos que crecieron con la dualidad monetaria, la falta de sueños, los apagones y el lavado de cerebro constante en las escuelas. Salieron las amas de casa, cazuela en mano para al menos hacer sonar unas ollas en las que apenas hay algo que echar. Salieron los padres de familias y sus nietos; los primeros, parte de una generación que ayudó a construir el actual modelo autoritario, y los segundos, potenciales balseros en el Estrecho de Florida. Salió la gente.

Este 11 de julio demostramos al mundo y a nosotros mismos que somos muchos más que quienes nos aplastan, que cuando nos unimos y actuamos ellos solo pueden amenazarnos, encarcelarnos o matarnos pero no convencernos de seguir aceptando el yugo. Ahora, el oficialismo hará su versión de los hechos y culpará al vecino del Norte, pero todos sabemos que fue la espontaneidad y la masividad el signo distintivo de estas protestas.

Patria y vida

Leyendo un poco más, vi que una de las expresiones visibles de esta revuelta fue el Movimiento San Isidro. (La foto que ilustra este artículo está tomada de la portada de su sitio de Facebook.) Me causó simpatía el nombre porque es un grupo de artistas y trabajadores de la cultura cubana que no son precisamente religiosos. No tomaron el nombre del santo patrono del campo español sino del barrio en el cual hubo un incidente. Pero causa empatía el ver que en la comunista Cuba el nombre de un santo sea el estandarte de un grupo contestatario ¿no?

También descubrí que ellos se referencian con una canción que es la antinomia del “patria o muerte” castrista. La google y la escuché. Muy interesante. Se las comparto en video y, también, la letra para que la sigan.

Y Eres tú mi canto de sirena
Porque con tu voz se van mis penas
Y Este sentimiento ya está añejo
Tú me dueles tanto aunque estés lejos
//
Hoy yo te invito a caminar por mis solares
Pa’ demostrarte de que sirven tus ideales
Somos humanos aunque no pensemos iguales
No nos tratemos ni dañemos como animales
//
Esta es mi forma de decírtelo
Llora mi pueblo y siento yo su voz
Tu cinco nueve yo doble dos
Sesenta años trancado el dominó
Bombo y platillo a los quinientos de la Habana
Mientras en casa en las cazuelas ya no tienen jama
//
Que celebramos si la gente anda deprisa
Cambiando al Che Guevara y a Martí por la divisa
Todo ha cambiado ya no es lo mismo
Entre tú y yo hay un abismo
Publicidad de un paraíso en Varadero
Mientras las madres lloran por sus hijos que se fueron
//
Se acabó, tu cinco nueve yo doble dos
Ya se acabó, sesenta años trancado el domino, mira
Se acabó, tu cinco nueve yo doble dos
Ya se acabó, sesenta año trancando el domino
//
Somos artistas, somos sensibilidad
La historia verdadera, no la mal contada
Somos la dignidad de un pueblo entero pisoteada
A punta de pistola y de palabras que aun son nada
//
No mas mentiras, mi pueblo pide libertad, no más doctrinas,
Ya no gritemos “Patria y Muerte” sino “Patria y Vida”,
Y empezar a construir lo que soñamos, lo que destruyeron con sus manos…
Que no siga corriendo la sangre, por querer pensar diferente,
Quien le dijo que cuba es de ustedes si mi cuba es de toda mi gente
//
Se acabó, Ya se venció tu tiempo, se rompió el silencio
Ya se acabo, Ya se acabo la risa y el llanto ya esta corriendo
Se acabó, Y no tenemos miedo, se acabó el engaño
Ya se acabó, Son sesenta y dos haciendo daño
//
Alli vivimos con la incertidumbre del pasado, plantado
Quince amigos puestos, listos pa morirnos,
Izamos la bandera todavía la represión del regimen al día,
Anamel y Ramon firme con su poesía,
Omara ruiz urquiola dándonos aliento, de vida
Rompieron nuestra puerta, violaron nuestro templo,
Y el mundo ta’ consciente de que el movimiento San Isidro continua, puesto
//
Seguimos en las mismas, la seguridad metiendo prisma,
Esas cosas a mi como me indignan, se acabo el enigma
Ya sa’ tu revolución maligna, soy funky’style aquí tienes mi firma
Ya ustedes están sobrando ya no le queda, ya se van bajando,
El pueblo se canso de estar aguantando, un nuevo amanecer estamos esperando
//
Se acabó, tu cinco nueve yo doble dos
Ya se acabó, sesenta años trancado el domino, mira
Se acabó, tu cinco nueve yo doble dos
Ya se acabó, sesenta año trancando el domino

Los millennials vienen pidiendo pista

Noté que los que eran rostros visibles de la protesta son, en su mayoría, de la generación conocida como Generación Y. Con su estilo propio, tan distinto de la generación de los 60/70 que hicieron la revolución cubana. Y de la de los 80/90 a la cual pertenezco yo.

Es la generación que se está haciendo cargo del mundo. Que toma distintos rostros de acuerdo a los países y culturas. Es el mundo nuevo que se está viniendo. De lo cual el 11 de julio cubano es un signo más.

De paso… que lindo sería que esta generación millennials tuviera más protagonismo en la vida eclesial de mi arquidiócesis (tanto en sus curas como en sus laicos). Tal vez muchas cosas del statuo quo cambiarían. Y estamos todos muy necesitados de renovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *