Efata

Efata también para nosotros. Jesús se acerca, hace un proceso y con una palabra sana. El creyente ha sido transformado por la presencia de Dios.

Meditación del Evangelio de Hoy: Marcos 7,31-37

Cuando Jesús volvía de la región de Tiro, pasó por Sidón y fue hacia el mar de Galilea, atravesando el territorio de la Decápolis.
Entonces le presentaron a un sordomudo y le pidieron que le impusiera las manos.
Jesús lo separó de la multitud y, llevándolo aparte, le puso los dedos en las orejas y con su saliva le tocó la lengua.
Después, levantando los ojos al cielo, suspiró y le dijo: «Efatá», que significa: «Abrete».
Y enseguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente.
Jesús les mandó insistentemente que no dijeran nada a nadie, pero cuanto más insistía, ellos más lo proclamaban y, en el colmo de la admiración, decían: «Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos».

Una reflexión en video sobre Efata

 

2 comentarios en “Efata”

  1. Muy bueno padre… como siempre: que poder de síntesis jajajaja… escuchando el video me di cuenta que por ahí dice que el sordomudo recupera la vista… pense que podía ser un error, pero meditandolo creo que se puede ver con los oídos… muy buena reflexión.!!! Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *