Vacunado por el Estado

El jueves me llegó el turno para recibir la primera dosis contra el Covid 19. Les dejo una reseña sobre ese momento. Creo que puedo dividir el título de la entrada en dos… porque es significativo. Al final un bonus track que está interesante…

Vacunado…

Si. Yo creo en las vacunas, yo creo que la Providencia Divina se manifiesta también a través de la inteligencia humana y de las obras que la ciencia realiza (siempre que no atenten contra la ley natural).

Por eso me inscribí dos veces para recibir la vacuna contra el Coronavirus. La primera, hace mes y medio, cuando se habilitó la lista para los docentes. Soy profesor de terciaria, así que me inscribí… pero comenzaron por inicial y primaria, así que me quedó lejos el camino.

Hace unos días habilitaron en mi provincia la inscripción para el rango etario que va de los 18 a los 59. Así que me inscribí nuevamente. Y me llamaron enseguida porque soy persona de riesgo al ser diabético. Mi turno era para las 12.15 del jueves 29 de abril en el Hospital de la Baxada.

Esta primera foto es de la cola que hicimos. Éramos más de 1.200. Se extendía por unos 300 metros. Me sumé con la resignación de pasar una o dos horas hasta ingresar…

Una larga cola

Pero… no pasaron más de 20 minutos (a lo sumo) y ya estaba haciendo la pequeña cola para que me aplicaran la dosis. En verdad, para felicitar al personal del Hospital por la eficiencia y celeridad para hacer todo. Esta es la parte última de la cola (yo no estoy porque saqué la foto).

En la previa inmediata

Y me llegó el turno. La enfermera (la de la foto) no tardó más de 30 segundos en aplicarme la vacuna. Con mucha eficiencia y amabilidad. En ese momento comprendí porque avanzamos tan rápido en la larga cola.

La profesional que me vacunó

Luego, el trámite final: entregamos nuestro documento y nos dieron la constancia de vacunación. Ahí me enteré que había recibido la Sputnik V. Feliz porque era la que quería recibir.

La cola para el carnet

Por último… la selfi de rigor para la memoria del momento.

… por el Estado

Algo que tengo claro. Me vacunó el Estado Argentino no el gobierno de turno (nacional, provincial o municipal… que tienen el mismo color político en mi realidad).

En estos días, en pleno año electoral, estoy viendo que se está queriendo usar lo referente a la vacuna por parte del gobierno como un mérito propio. Por eso quiero aclarar que los vacunados en estos días recibimos las dosis del Estado. Las políticas públicas son públicas más allá del gobernante de turno… que es sólo eso: de turno.

Así que agradezco al Estado Argentino (nacional y provincial) el esfuerzo de logística que hicieron y seguirán haciendo.

Un bonus track sobre las vacunas y los católicos.

Días previos compartí en mi estado de guasap y en las redes sociales la captura de pantalla del aviso gubernamental que me confirmaba día y hora de vacunación. Y recibí algunas objeciones de parte de algunos católicos que me decían que las vacunas son malas y destruyen… y que la Virgen (en sus apariciones) dice que no hay que vacunarse.

Con respecto a lo primero, Roma habló al respecto de manera oficial. En este video comento ese comunicado vaticano.

Sobre las “apariciones” de la Virgen y sus mensajes antivacunas (entre otras yerbas)… ya estoy preparando un video. Cuando lo publique se los comparto aquí.

2 comentarios en “Vacunado por el Estado”

  1. GRACIAS P FABIAN POR VOLVER AL BLOG.
    QUE MENTE ENREDADA QUE TIENEN ALGUNOS CATÓLICOS. OREMOS MUCHO, ES LO QUE HACE FALTA

  2. Virginia Quijada de Silvestri

    Hola padre,!!! muy interesante la reseña sobre la vacuna.Nos escuchamos Dios mediante el lunes 21 hs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *