No confiar en los curanderos existenciales

«Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos.» (Salmo 24,4)

¿Quién me dará la receta para vivir bien, para ser feliz? Esta es la gran búsqueda de siempre… de hoy. Una búsqueda que encuentra multitud de respuestas: todos opinan y nos dicen lo que creen que es lo correcto, lo óptimo, lo infalible.

Y probamos… y nos desilusionamos. Porque descubrimos que sabían muy poco los humanos que decían tener la llave de la felicidad.

Gran parte de esa desilusión es culpa nuestra. Vemos que hay males en nuestra existencia y vamos a los “curanderos” para que nos den pociones mágicas. Curanderos que los hay con buenas intenciones o farsantes. Pero el resultado siempre es el mismo: aplacan por un rato los síntomas… pero al final los mismos males nos vuelven a aquejar… a veces agravados.

Es hora de dejar a los curanderos y consultar el Médico que en verdad sabe de la vida. Y ese médico es Dios, es su Palabra. Él que nos regaló la existencia tiene los verdaderos remedios para que enfrentemos las crisis existenciales.

Claro… para eso debemos abrirnos a su presencia, confiar en Él… ¡creerle! ¿Te animás?

Una reflexión del texto: Salmo 24,4

Si quieres recibir directamente el video en tu Whatsapp cada día, hacé click en este enlace: https://goo.gl/Qf2usv   ¡ES GRATIS!!!

Es muy importante que, una vez que recibas nuestro mensaje de bienvenida, nos añadas a los contactos en tu celular (smartphone). Con este sencillo primer paso vas a poder recibir contenido.

✅  Suscribite a mi canal de Youtube: 👉 https://bit.ly/2DBihvo