"Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente." (Salmo 41,3)

El mundo que nos rodea nos ofrece muchas cosas. Es la nuestra una sociedad basada en el consumo: así funciona la economía… la vida cotidiana. Si se detiene el consumo la crisis sacude de inmediato a nuestro pueblo.

Esto no está mal, si estamos convencidos que somos mucho más que simple consumidores. Y si no nos damos cuenta… terminamos abarrotándonos de cosas pero con el corazón vacío… marchita la existencia.

Porque el ser humano tiene en su interior que desea a lo grande… y lo pequeño que consumismos nos deja con más sed. Una sed insaciable. Una sed de infinito. Una sed de la plenitud que sólo Dios puede dar.

Fuimos creados a su imagen y semejanza y gemimos por estar en comunión total con el Creador.

Cuando no nos damos cuenta de esto… entonces buscamos las cosas de este mundo para llenar nuestro vacío… y a la larga ¡vacíos quedamos!

En esta cuaresma aprendé a descubrir la verdadera causa de la sed de tu corazón. Y llenala con lo único que te puede calmar esta sed: la Palabra de Dios. ¿Te animás?

Una reflexión del texto: Salmo 41,3

https://youtu.be/gdjcLZtmwCg

Si quieres recibir directamente el video en tu Whatsapp cada día, hacé click en este enlace: https://goo.gl/Qf2usv   ¡ES GRATIS!!!

Es muy importante que, una vez que recibas nuestro mensaje de bienvenida, nos añadas a los contactos en tu celular (smartphone). Con este sencillo primer paso vas a poder recibir contenido.

✅  Suscribite a mi canal de Youtube: 👉 https://bit.ly/2DBihvo

close

Seguimos en contacto

No te pierdas las actualizaciones del blog 😎

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Similar Posts