Una postal del cielo

Para el cristiano el cielo es nuestra esperanza. Cristo Jesús ha muerto y resucitado por nosotros: nos abrió las puertas de la Casa del Padre y está preparando una habitación para nosotros. Algún día vendrá a buscarnos para que dónde está Él estemos también nosotros. Una gran noticia: por el poder de su Santo Espíritu, en el bautismo, hemos sidos hechos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos del cielo.

¿Qué es el cielo? San Pablo nos dice que está más allá de nuestra imaginación:

"Nosotros anunciamos, como dice la Escritura, lo que nadie vio ni oyó y ni siquiera pudo pensar, aquello que Dios preparó para los que lo aman." (1 Cor 2,9)

Y el Catecismo lo explica de una manera muy abstracta:

"El cielo es el fin último y la realización de las aspiraciones más profundas del hombre, el estado supremo y definitivo de dicha." (CIC 1024)

Jesús para explicarlo usó de las cosas de cada día una: es una fiesta, un banquete. Claro que hace referencia al encuentro gozoso de personas alrededor de la mesa del Gran Rey. Pero para mí el cielo es como esta foto:

Es más, Jesús al cielo le puso un portero: San Pedro. Así le dijo un día:

"Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te dará las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo." (Mt 16, 18-19)

Yo me lo imagino así a San Pedro atendiendo la recepción del Cielo:

¿Cómo se lo imaginan ustedes? Porque esto es imaginación pura... como decía la cita de San Pablo que les copié más arriba.

4 comentarios en “Una postal del cielo”

  1. Cuanta imaginacion Padre... Yo me lo imagino como una Heladeria o como un Coro precioso cuando ejecutan las mas bellas obras musicales. Bendiciones!!

  2. Que maldad , poner esa foto , para recordar que no nos animamos a traer uno jajajajaja...........

  3. No me gusta la comparación. Es desagradable......
    Después de muertos sólo Dios sabe. Yo creo que para ir a los brazos del Señor nos recibe de la mejor manera.
    El ser humano aquí en la tierra cosecha lo que ha sembrado.

Los comentarios están cerrados.