La medida de la misericordia

La medida de la misericordia la debemos usar seguido. Cuando nos presentamos frente a Dios tenemos certeza de su misericordia. Cuando estamos heridos nos cuesta ser misericordiosos con los que nos ofendieron.

El Evangelio de Hoy según Lucas (6,36-38)

Jesús dijo a sus discípulos:

«Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.

No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.

Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».

Una meditación en video sobre la medida de la misericordia