La vida es corta pero la recompensa eterna

La vida es corta pero la recompensa, eterna. Tener preparado el corazón para el Encuentro eterno. Mañana… mañana… pero debemos saber que solo existe el hoy.

El Evangelio de Hoy según Lucas (12,35-38)

Jesús dijo a sus discípulos: «Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas.

Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta.

¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlo.

¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!»

Una meditación en video sobre La vida es corta pero la recompensa, eterna