Elegir entre la humildad o la auto-justificación

Un ofendido le echa en cara a David todo lo mal que ha obrado.

David descubre en esto la Palabra de Dios que le recrimina sus maldades.

Por eso acepta con humildad y no responde ni con auto-justificación o violencia al mensajero.

Nosotros muchas veces nos auto-justificamos de nuestras maldades.

Buscamos miles de excusas que nos dejen bien parados frente a los demás y a nuestra conciencia.

La conversión comienza por aceptar el mal que he realizado y decidirme a cambiar.

“Quizá el Señor mire mi humillación y me devuelva la felicidad.”

Una reflexión del texto: 2° Samuel (16,12)

Si quieres recibir directamente el video en tu Whatsapp cada día, hacé click en este enlace: https://goo.gl/Qf2usv   ¡ES GRATIS!!!

Es muy importante que, una vez que recibas nuestro mensaje de bienvenida, nos añadas a los contactos en tu celular (smartphone). Con este sencillo primer paso vas a poder recibir contenido.

✅  Suscribite a mi canal de Youtube: 👉 https://bit.ly/2DBihvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *