Hago el mal que no quiero

En los tiempos de mi primera juventud, leyendo la Biblia, descubrí un texto de San Pablo que me hizo mucho bien. Me ayudó a entender lo que me pasaba, porque yo tenía buenas intenciones… pero… malas obras.

Es de la Carta a los Romanos. Dice textualmente:

“Porque sabemos que la Ley es espiritual, pero yo soy carnal, y estoy vendido como esclavo al pecado. Y ni siquiera entiendo lo que hago, porque no hago lo que quiero sino lo que aborrezco. Pero si hago lo que no quiero, con eso reconozco que la Ley es buena. Pero entonces, no soy yo quien hace eso, sino el pecado que reside en mí, porque sé que nada bueno hay en mí, es decir, en mi carne. En efecto, el deseo de hacer el bien está a mi alcance, pero no el realizarlo. Y así, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Pero cuando hago lo que no quiero, no soy yo quien lo hace, sino el pecado que reside en mí.

De esa manera, vengo a descubrir esta ley: queriendo hacer el bien, se me presenta el mal. Porque de acuerdo con el hombre interior, me complazco en la Ley de Dios, pero observo que hay en mis miembros otra ley que lucha contra la ley de mi razón y me ata a la ley del pecado que está en mis miembros.

¡Ay de mí! ¿Quién podrá librarme de este cuerpo que me lleva a la muerte? ¡Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor! En una palabra, con mi razón sirvo a la Ley de Dios, pero con mi carne sirvo a la ley del pecado.” (Rom 7,14-25)

Entonces, y siempre, me impactó la cruda realidad con la cual es descripto el drama interior. Hay momentos en los cuales el desorden ingresa en nuestras vidas, con una fuerza imparable (no me refiero a la tentación sino al pecado). Y, en lo concreto, tampoco se habla en dicho texto de las potencias espirituales malignas que nos acechan con toda la intención de hacernos caer.

Es en mi interior dónde se produce el combate. Y se da en la desconexión humana entre la inteligencia (se lo que tengo que hacer) y la voluntad (hago el mal que no quiero). Es el interior dividido, la carne débil, la concupiscencia triunfante. Y uno está, muchas veces de tal manera que parece que fuera solamente un mero espectador de lo que ocurre en su vida.

Siempre me sigue

A este texto lo usé algunas veces en mi vida pastoral para aconsejar a algunas personas. Pero, sobre todo, siempre ha vuelto a mí como un regalo para volver a comprenderme yo.

Hay momentos duros en que el pecado arrastra a la incoherencia de obrar en contra de lo que uno es y sabe que debe hacer (concretamente, sacerdote que debe actuar como hijo de Dios). En muchos tiempos he vivido el drama de la lucha interior. He gritado con Pablo: “¡Ay de mí! ¿Quién podrá librarme de este cuerpo que me lleva a la muerte?” Pero, más de una vez, también, he exclamado: “¡Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor!” El drama del pecado no se resuelve desde la voluntad humana que ordena las potencias interiores.

Me he dado cuenta de que, misteriosamente (en el sentido bíblico de esta palabra), la Gracia actúa y acalla el revuelto mar interior. Esfuerzos, luchas, lagrimas derramadas por las incoherencias… y de pronto… la Palabra serena el mar… lo que costaba un montón se obra con toda naturalidad. De mi parte… una sola actitud: confiar en verdad en que Él actúa con fuerza y poder.

El poder del Espíritu

En la Carta a los Romanos, a este texto sigue el capítulo ocho: un precioso canto a la acción del Espíritu Santo que justifica, que da vida nueva. Y termina así:

“¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con él toda clase de favores?

¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica.

¿Quién se atreverá a condenarlos? ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros?

¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada? Como dice la Escritura: Por tu causa somos entregados continuamente a la muerte; se nos considera como a ovejas destinadas al matadero. Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a aquel que nos amó. Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor”. (Rom 8,31-39)

Y a esto lo afirmo con mi vida. Yo he elegido continuamente seguir siendo sacerdote por la conciencia de la gratuidad del llamado, de la indignidad de mi vida y… del amor que me sigue eligiendo. Porque en mi debilidad caigo y me levanto. Pero es en su fortaleza que me puedo levantar con la confianza del hijo que tiene un Padre misericordioso que lo espera con las manos abiertas. Esa es mi esperanza, el motor de mi camino.

(Este artículo fue publicado originalmente el 23 de abril de 2008. Ha sido reelaborado y republicado en el día de la fecha)

Este es un artículo viejo. Si querés mantenerte al día con todas mis publicaciones suscríbete para recibirlos por correo electrónico. Colocá tu email en el recuadro:

19 comentarios

  1. Juanito dice:

    qué meditación tan interesante y profunda, si mucnos de nosotros comprendieramos este punto, de donde arranca la vida de gracia; el mundo sería distinto… pero sabemos que la vida la hemos de enfrentar tal como viene y hemos de aprender a seguir caminando con nustras capacidades y también con nuestras debilidades… jesús no vino a hacernos fácil el camino sino a darnos la vitalidad para recorrerlo… es necesario tomar la cruz y caminar detrás de jesús y aprender de él a llevarla hasta el calvario. los cristianos somos luchadores porque así lo aprendemos de quien es nuestro modelo. Nunca se puede pensar que por el pecado hemos de alejarnos de Dios, al contrario el pecado debe impulsarnos a buscar a Dios, su perdón y su misericordia. el pecado tampoco puede apartarnos del amor de Cristo.

  2. Manuel dice:

    Fabián, llegué a tu blog por medio de un amigo mutuo, Juampi. Estuve leyendo varias de tus reflexiones y te quería felicitar porque encontré no solo experiencias de fe muy profundas y frescas sino tmb un ojo crítico y apasionado por cambiar la realidad que nos toca. Posteo en esta entrada de tu blog simplemente porque me gustó especialmente, pero en realidad lo que quería hacerte llegar es algo que me chocó bastante y sobre lo que quisiera conocer tu opinión.
    Te dejo el link:
    http://cristianosgay.blogspot.com/2007/05/te-amo-cristo.html

    no es sólo ése en particular, hay que explorar un poco los links y eso…
    pero la idea me pareció controversial.
    Sin más, te dejo un abrazo grande y suerte en tus nuevos pagos!

  3. Daniel Mora dice:

    Saludos Padre Fabian. Gracias a Dios y a usted por este blog que nos acerca a Dios. Gracias por esta entrada, es muy dificl tratar de persistir, pues el pecado no solo esta ahi, sino que pareciera perseguirnos, pareciera que el peor enemigo de uno y de sus ideales fuera uno mismo, sin embargo, Gracias por Jesucristo.

  4. Fabricio dice:

    Me acuerdo de uno de los números de los Les luthiers, “Warren Sanches”, en el que se planteaba que los dificil es “arrepentirse primero y luego pecar…”
    Sin duda que esto es todo un tema y con muchos matices aunque confieso que uno de mis matices preferidos ya que es algo que he reflexionado recientemente con la ayuda de amigos con quien tengo la suerte de poder discutir sobre estos temas (y otros…), es el pecado también como sitio de encuentro con Cristo, es decir, mis propios pecados, en ellos y a travéz de ellos también puedo conocer mas a Nuestro Señor.
    Esto no significa que tengamos que pecar para poder estar en comunión con el Señor, si no que es mas bien un cambio de perspectiva a la hora de autojuzgarnos, en todo caso creo que aportaría una cuota importantisima de equilibrio emocional a la hora de hacernos nuestra propia autocrítica de manera de no ser con nosotros mismos mas severos de lo que realmente tenemos que ser.
    Creo que no podemos zocabar nuestra autoestima a la hora de reconocernos pecadores, si lo hicieramos no solo seríamos mas severos con nosotros mismos de lo que debemos serlo, dañaríamos seriamente nuestro sano amor propio con el riesgo de caer en un masoquismo enfermizo.
    Ni muy severos en nuestra autocrítica, ni demasiado tolerntes, sencillamente… equilibrados.

  5. BELI dice:

    Hola….. muy interesante reflexion…
    Es asi muchas veces queremos hacer las cosas bien, luchamos y hacemos el mal que no queremos, asi mismo, lo bueno es saber y darse cuenta que uno quiere hacer bien, aunq muchas veces nos sale mal…. Me ayuda mucho para rezar este texto….
    Sigamos luchando por hacer el BIEN que queremos y sin desanimarnos por lo q nos sale mal…

  6. Teresa dice:

    Por casualidad me llegó un email, lo abrí, me interné y llegué hasta acá, En acuario. ¡oh sorpresa!. Texto de San Pablo a los romanos. Mi comunidad de la nueva Evanelización que empezará el día 13 de enero de 2010, tomó el nombre de San Pablo. Luego la frase: "hago el mal que no quiero", Cuántas veces me ha pasado, y cuántas que dejo de hacer el bien que quisiera. Pero… si soy espiritual, me convierto, si he pecado cuento con la gracia de Dios para volver al Buen camino.Gracias muchas gracias Padre.
    Teresa Soto Vélez

  7. Anónimo dice:

    Por que hacer el mal que no quiero… que cosa tan dificil!!! pero es Dios, el Todopoderoso quien nos ayuda a usa la inteligencia y dejar a un lado la voluntad.
    Peco, pero mi Dios me renueva nuevamente, cuan maravillosos es el Señor.

  8. Laura dice:

    La paz sea con usted P. Fabian, el Señor me ha traido a este mensaje, que se actualiza hoy, em mi vida, porque tengo un problema, y queriendo solucionarlo, mas bien lo empeoro, hago el mal que no quiero, pero tengo la certeza que el Señor , mi buen Dios, me ama y me acompaña en esta prueba, ha sido de mucha bendición, el encontrar este mensaje. El Señor le gurde y le bendiga. Paz y bien.

  9. marvin dice:

    vivimos dos realidades,la que quiere y busca el perdon y fruto de tal agradar a dios , y el que busca como agradarce asi mismo.el predicador nos arbierte .busca a dios en tu juventud,para que cuando llequen los dias malos no tengas contentamiento en ellos, y es que si uno se guarda desde su juventud ,el enemigo no tiene con que gloriarce,pues en la vidad emos cerrado muchas puertas , que si no fuera asi. el enemigo las va usar en tu contra,porque para nadie es un secreto el pecado que hay en nosotros nos hace sentirnos bien .aunque esto nos lleve a la muerte.gracias a dios por jesucristo,quien nos justifica nos santifica y nos hace coederos de la multigracia de dios,al el sea la gloria ,

  10. MARTIN dice:

    QUE HERMOSSA SELECCION DE TEXTO BIBLICO, TAN ACTUAL Y PARA EL HOMBRE DE TODOS LOS TIEMPOS :). GRACIAS POR MOSTRARNOS ALGO DE SU HISTORIA PERSONAL PADRE, QUE EN DEFINITIVA ES HUMILIDAD… PERSONALMENTE ME DESCUBRO RECONFORTADO Y COMPRENDIDO POR LA IGLESIA QUIEN VIVE, SUFRE Y SE ALEGRA EN ESTE CAMINO…!!! TODO UN AFECTO POR USTEDES! HASTA SIEMPRE!!! MARTIN, DE ARGENTINA.

  11. rafael dice:

    hola hermanos que bonito solo queria comentar que en el texto final se mensiona que nadie nos puede alejar de cristo esepto no menciona ai al que si nos puede alejar NOSOTROS MISMOS (apostacia) hay que luchar hermanos no pierdan la fe y les pido que rueguen a Dios por mi

  12. leyda salazar dice:

    esta reflexión me tener presente que en cristo jesus nacemos de nuevo y morimos para el mundo…pero Dios en su inmenso Amor nos ayuda a resistir a toda asechanza del diablo… haciendo recordar que nuestro hermano mayor los venció el la cruz del calvario… todo poder se le fue dado en los cielos y la tierra.. a el sea la gloria x los siglo de los silos …amen..

  13. Ignacio Jara dice:

    el asunto acá padre es simple creo yo, todos vivimos nuestro camino a a santidad en un pellejo que se ensucia con las cosas de la tierra, es casi imposible ser santos sino por Dios, lo es, lo afirmo yo!!!
    sI nosotros por nosotros mismos pudiéramos ser santos y salvos esto no seria un guerra sino mas bien una simple elección hacia lo que nos hará tener una vida para siempre, pero como no es una simple elección, tenemos que buscar ayuda en el único que puede vencer en nosotros las suciedades de la carne, pero ojo no digo que seamos malos, no no es solo que en todo camino que uno anda tiene peligro a caer por ende a ensuciarse.
    cual es el verdadero problema de todo esto Y siento que Pablo lo sabia muy bien hago lo que no quiero, mas lo que quiero no lo hago, como es eso, creo que el detalle que pablo tenia siempre claro es que aunque no fuera bueno todo lo que hacia, el tenia en uno mas grande que el la promesa de victoria al final de todo y por eso perseveraba en el camino…
    no es el caer en si el problema, el problema es que nos quedemos derrotados sin depender y confiar en aquel que se levanto de una tumba, y en ese nuevo levantar de su vida nos levanta a nosotros de todo lo que podemos creer nos vecera, la clave buscarlo siempre en toda prueba, caída, y lamento que nos recuerde uno mas es grande en el siiiiiiiiiii puedo!!

  14. Wilfredo Rivera dice:

    Hola, padre Fabian! Le cuento que meditando sobre la 5ta estacion del via-crucis pensaba que ese encuentro entre simon de Cirene y Jesus con su cruz a cuestas no fue pura casualidad. De pronto bajo la optica humana, si… pero no segun la infinita sabiduria de Dios. Estoy convencido de que ese encuentro conmovio el corazon del cireneo al punto que termino abrazando la fe ya que sus dos hijos, Alejandro y Rufo, abrazaron la fe y se hicieron companeros de Pablo. Asi es como he querido vivir mi vida y me pasa lo mismo que Pablo. Descubro esa ley que me seduce y termino haciendo el mal que no quiero. Mi deseo mas intimo es que mis hijas abracen la fe pero en ocasiones me impaciento y creo que es porque busco agardarme a mi mismo y termino queriendo que Dios trabaje para mi en vez de yo trabajar para El. Me falta humildad. En ocaciones me llaga Santa Monica, mama de San Agustin, a la mente y lo paciente que fue ella. Santa Teresa de Avila decia:”Jesus, dulzura infinita, cambiame en amargura todos los consuelos de esta tierra”. Me pregunto que querra decir ella con eso. Sera repudiar todo lo que me trae autoagrado y hacer lo que agrada a Dios? Ella tambien dice que el amor consiste en agradar a Dios en todo. Bueno, padre Fabian… que Dios le cuide y gracias por su tiempo. Espero saber de usted pronto. Bendiciones!

  15. stefany dice:

    es importante saber que aunque muchas veces caigamos debemos pedir a Dios por nuestros pecados para k EL por medio de nuestro senor Jesucristo nos limpie porque sabemos que grasias a EL somos libres

  16. JULIO dice:

    LA LUCHA CONTRA EL PECADO ES MUY DIFICIL, LO AFIRMA EL APOSTOL SAN PABLO, ESTO NO QUIERE DECIR QUE PODEMOS PECAR, CUANDO NOS PLASCA, PERO SI CAEMOS, Y LE PEDIMOS PERDON A DIOS POR LO DEBIL QUE SOMOS EL NOS PERDONARA, GRACIAS JESUS TE AMO Y TE AMAMOS, TE NECESITAMOS

  17. LUCIA dice:

    ESPECTACULAR !!!! QUISIERA LEER MAS SOBRE TUS COMENTARIOS

  18. Pablo dice:

    Necesitaba una reflexión así!!!

  19. Isabel dice:

    Desde que me encontré con ese pasaje Biblico, y sólo con la luz del Espíritu de Dios, me tengo más paciencia y por lo tanto comprendo un poquito más a los demás.
    De ahí comprendí otro poquito, en labios de Jesús, “ama al pecador, y odia el pecado que esta dentro de nosotros. Ora por los que te hacen daño, y bendice a tus perseguidores. Es una locura total. Dios es padre, padre amorosisimo, y cuando caigo, y vuelvo y caigo siete veces más … El me levanta setenta veces siete..
    Hasta que yo logre aprender a levantar a los demás. Que paciencia la de PapitoDios… Y hay que rezar mucho…pues la oración es la fuente de la fortaleza y leer la Palabra de Dios.
    Gracias padre, su explicación me llegó al alma, uno piensa que ustedes no se equivocan. Y entendí por que tenemos que orar unos por otros,
    De nuevo mil gracias
    Dios le bendiga.
    Le pido a PapitoDios, que nos ayude a entender mas su propuesta de amor hasta la cruz. Que locura.
    A mi también me hizo mucho bien. Este encuentro.

Deja tu comentario, me interesa:

Si te gustó, compartílo en tus redes sociales:

Te puede interesar...