20 años de sacerdocio

Este 7 de diciembre de 2013 los cumplo. Voy a celebrar la Misa en Acción de Gracias en mi comunidad la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Pompeya de Paraná, a las 20 horas. Están todos invitados. Los Obispos argentinos quisieron que ese día sea de Ayuno y Oración por el tema de las drogas… así que en sus oraciones y mortificaciones acuérdense también de mí.

En mi corazón resuena, hace ya mucho tiempo, la frase cargada de misericordia divina que está en la Plegaria Eucarística 2:

“Te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.”

A lo largo de este tiempo he pasado por muchos lugares y conocido mucha gente. Quise reunir esa experiencia en este video que les comparto:

Son un poco más de 100 imágenes… así que quedaron muchas por el camino porque de lo contrario se hacía muy extenso. No hay fotos de la ordenación sacerdotal porque… bueno… unos malentendidos hicieron que no las pueda tener. Así que puse dos de la ordenación diaconal junto a mis últimos días de seminario. Tenía un video con la ceremonia… pero entre tantos cambios de parroquia quedó perdido en alguna de ellas.

Aparecen varios sacerdotes que tuvieron y tienen mucho que ver con mi vida de fe. Otros tan importantes como ellos no están… porque no tenía fotos con ellos.

En la génesis de mi vocación tuvo mucha importancia el Padre Gabriel Batello. Era mi párroco en Hasenkamp. Las relaciones siempre fueron “tirantes” porque él decía que “el padre tiene razón hasta que le demuestren lo contrario” y yo… siempre fui el que le busca la quinta pata al gato… en fin… Yo estudiaba periodismo en una facultad donde ser católico era “muy mal visto”… y con ciertas persecuciones intelectuales de parte de los profesores. Por eso las palabras inteligentes y sabias de Gabriel eran para mí como una roca firme desde la cual yo podía pararme sabiendo que se católico no era de ingenuos o de tontos. Cuando discerní mi vocación su persona y sus actitudes pastorales fue el modelo que yo quería imitar. Y más de una vez, siendo ya sacerdote, veía que tenía su molde en algunas cosas concretas. (Esto él no lo sabe. Se los cuento a ustedes y sé que no se va a enterar porque le tiene fobia a todo lo que tenga olor a comunicación electrónica.) Tan “tirantes” eran nuestras relaciones que el día que le conté el proceso que estaba haciendo con mi vocación y la decisión que estaba por tomar, primero me mostró su brazo y me dijo: “mirá… se me puso la piel de gallina”. Después me tiró su frase matadora: “lo hubiera esperado de cualquiera… menos de vos”. 😀

En mi último año de seminario tuve la gracia de hacer el apostolado de fin de semana en su parroquia. Así que mi diaconado fue bajo sus alas. Antes de la ordenación me dio dos consejos que me sirvieron mucho para mi vida pastoral: “desconfiá de los que te adulan” y “si en la parroquia querés trabajar solamente con los buenos… te vas a quedar solo”.

El 11 de diciembre, 4 días después de mi ordenación, presidí mi primera misa en su parroquia. (La primera Misa Solemne fue en Hasenkamp el 8 de diciembre.) Yo siempre admiré la capacidad que Gabriel tiene para predicar. Y aprendí de él varios gestos y giros verbales… y los ensayaba imitándolos para aprenderlos. Pero… siendo diacono nunca prediqué mientras él presidía… me daba vergüenza no estar a su altura (bastante soberbio yo, ¿no?). Así que supuse que el predicaría en esa mi primera celebración en la comunidad que había acompañado pastoralmente ese año. Estaba revestido en la sacristía, esperando que el llegara. Llegó… se revistió… estamos por salir y me dice: “supongo que predicás vos”. Yo le dije que esperaba que él lo hiciera y no había preparado nada. Me dijo que la comunidad quería escucharme… y comenzó el canto de entrada. En el corto trayecto que va de la sacristía al altar me introduje en la primera de una larga serie de improvisaciones homiléticas. (Mañana tomo examen del taller de Homilía que le doy a los seminaristas de Paraná… espero que lean esto por la tarde porque sino voy a tener que ser muy generoso con sus notas… 😀 ) Todavía me acuerdo de esa mi primera homilía como sacerdote. Usé el texto bíblico con el cual se describe los gestos de Jesús en la última cena: “lo tomó, lo partió y lo dio”. A partir de eso hablé de mi vocación, mi vida en el Seminario y la vida sacerdotal como un don de Dios para la comunidad.

¿Por qué me detengo a hablar de otro sacerdote? Porque en estos años he descubierto que lo que soy es un don de Dios y un don de todos los que me rodean. Y si sigo siendo fiel (a los tumbos) ha sido por la cantidad de personas que me edificaron con su palabra y con su testimonio. En Gabriel está mi memoria agradecida a tantas personas que me “confirmaron en la fe”. Hermanos sacerdotes… religiosas… laicos… a todos ustedes gracias porque en y desde su testimonio de vida yo crecí y sigo creciendo.

Este es un artículo viejo. Si querés mantenerte al día con todas mis publicaciones suscríbete para recibirlos por correo electrónico. Colocá tu email en el recuadro:

5 comentarios

  1. Eliana dice:

    Que más agregar después de leer tus comentarios y ver el video (que por cierto me emocioné cuando vi que estoy en una de ellas!! )…También yo, agradezco a Dios por hacerte digno de servirlo en su presencia, porque seguramente para muchos de los que te conocemos, fuiste y sos nuestro “Gabriel” en la vida…y que seas, como dice la palabra: “Sacerdote para siempre…..” Que Dios siga caminando en cada paso tuyo, y pronunciando su palabra en las tuyas…Bendiciones!!!! TKM

  2. Andreina dice:

    Felicitaciones P.Fabián por estos 20 años de servicio ! Hermoso tu testimonio. Doy gracias a Dios por habernos cruzado en esta parte del camino, y haber podido compartir que a pesar de nuestra pobreza Él nos hace dignos de servirlo … bueno, y no puedo poner cosas lindas tuyas, porque tenés muy bien grabado el consejo de “desconfiá de los que te adulan” 😉 …. así que sin adulación, le pido a Dios que siga colmándote de gracia y bendición para que puedas renovar día a día el sí en tu rico y fecundo ministerio sacerdotal. Oramos por vos. Bendiciones !!!

  3. Paula dice:

    Querido Padre Fabián, muchas felicidades en estos 20 años de sacerdocio! Qué hermoso testimonio nos regaló en estas palabras… Gracias por su presencia en el área durante tantos años, gracias por mostrarme la misericordia de Jesús en tantas ocaciones y por acompañarme en mi crecimiento espiritual. Le mandamos un gran abrazo… Paula, Mariano y Santi.

  4. Olga Parra dice:

    Gracias Jasús por el ministerio del P Fabian que tan bien lo esta haciendo. Señor seguí bendiciendo tan ardua labor ,
    Felicitaciones Padre Fabian,

  5. Chini dice:

    Un poco tarde pero Felicitaciones Padre Fabián por estos 20 años de sacerdocio! Que lindo video con imágenes sencillas que tantos buenos recuerdos me trajeron, testimonian tu servicio. Sacerdote para siempre!Gracias. Muchas bendiciones

Deja tu comentario, me interesa:

Si te gustó, compartílo en tus redes sociales:

Te puede interesar...